Superpapis de Corazón

Superpapis de Corazón

domingo, 27 de noviembre de 2016

¿Engordar o no engordar?

Cuando estaba embarazada, o mejor dicho, cuando empezó a crecerme la barriguita, disfrutaba mirándome en el espejo.

Aunque no tengo problemas de sobrepeso, he de admitir que me aterraba la idea de que el embarazo provocara un aumento considerable del volumen de mi cuerpo. Sin embargo, nada más lejos de la realidad. Durante el tiempo que duró el embarazo (34 semanas, el duendecillo fue prematuro) aumenté el peso justo, es decir, más o menos lo que suponía el peso del bebé con el líquido amniótico y la placenta, más probablemente algún quilito extra, pero poca cosa.

Por otra parte, durante el embarazo me sentía tan bien, que me encontraba mucho más guapa, resplandeciente, era como si me hubieran hecho un tratamiento intensivo de belleza. Y de hecho, la gente lo apreciaba y a menudo me lo decían.

Lo más curioso de todo esto era que mientras unas personas manifestaban de buen grado que me encontraban radiante, también me encontré con lo opuesto.

Una de las frases que más escuché fue: "Pues no has engordado tanto". Y en el fondo yo podía percibir que esa persona esperaba verme desbocada por todos los lados. 

De todas maneras, no me afectaba en absoluto, porque me encontraba demasiado ocupada disfrutando de mi estado.

También escuché en repetidas ocasiones la frase: "Ahora tienes que comer por dos". 
Vamos a ver, por mucho que quisiera, no me entra más comida de la que ya como, y no es precisamente cantidad suficiente para un regimiento, además, no me aumentó el apetito durante el embarazo, lo que significa que mi cuerpo tampoco necesitaba mucha más cantidad de la que ya ingería. Y de todas maneras, no creo que esa frase se refiera a que tienes que comer el doble, sino más bien a que has de comer con cabeza, porque estás alimentando una vida. Eso si que es más difícil, si no solías llevar una dieta equilibrada antes del embarazo. Pero en mi caso no tuve demasiado problema, ya que siempre he llevado una dieta basada en la mediterránea, con sus ensaladitas, sus carnes y pescados, y sus verduritas... 

Y SÍ, ¡PODÍA COMER JAMÓN SERRANO!



Cuando te conviertes en supermami o en superpapi tu vida da un giro de 360º y tus prioridades, tus ideales, toda la perspectiva que tenías de la vida se vuelca y se pone del revés. 
Y eso ya no termina nunca.
Por si os interesa, aquí dejo un enlace a un artículo de la página Baby Center:

¡Bienvenidos al mundo de los Superpapis!

domingo, 13 de noviembre de 2016

Estamos embarazados

Después de intentarlo durante algunos meses, parece que los astros se alinearon y por fin teníamos motivos para hacernos el test de embarazo.

Cuando fuimos a la farmacia a comprarlo, el farmacéutico nos dijo: "Fijaos bien, porque si se colorean las dos líneas, aunque sea muy clarito, seguramente será positivo".
Nos fuimos corriendo a casa, lo hicimos y nos quedamos plantados con el aparatito sobre el mueble del baño preparados para esperar pacientemente los 3 minutos que marcan las instrucciones... No fue necesario esperar tanto... En pocos segundos aquello empezó a ponerse morado como si lo hubiéramos pintado directamente con un rotulador.

Así que ya era una realidad, ¡Estábamos embarazados!


De repente nos inundó una oleada de sentimientos, alegría, dudas, miedo, esperanza....

Superpapi estaba loco de contento... y yo también. Sin embargo, aunque siempre me he considerado una persona decidida, entonces me encontré invadida por las dudas y los miedos, tanto, que Superpapi quería gritarlo a los cuatro vientos y yo no quería que lo supiera nadie, por si acaso, hasta que no pasara un tiempo prudencial. Por eso teníamos que mordernos la lengua cuando estábamos con nuestras familias.

De este modo, empezamos nuestra aventura, empapándonos de documentales sobre el tema (la colección En el vientre materno es muy recomendable, y el documental Bebés es especial, desprende una ternura que no se puede explicar).

Esperamos y esperamos. Superpapi se mordía las uñas por no poder contarlo... por eso y por los nervios, claro. Y yo me las mordía por la preocupación de que todo saliera bien.
Cuando por fin lo dijimos, comenzaron las felicitaciones, los abrazos, las anécdotas, los consejos, etc. Mi mejor amiga me dijo un día: "Ya verás, cuando empieces a notarlo, las primeras veces parecen gases, pero en realidad es el bebé, que se está moviendo, jeje".

Y tenía razón. Me acordé de ella inmediatamente.

Estaba tumbada en la cama, y me giré para recostarme sobre el otro lado. De repente, sentí como si unas burbujitas se movieran cruzando mi abdomen de parte a parte, y  a partir de ese momento fui totalmente consciente de que sí, efectivamente era cierto, tenía un ser vivo dentro de mí.

Se estaba creando una vida completa en mi interior.

Presentación

Hola, somos dos papás primerizos, que en nuestro corazón deseamos ser unos superpapis para nuestro duendecillo.

Yo soy mami, maestra, escritora, hija, hermana, prima, tía... y un montón de cosas más.
Superpapi es papi, quiromasajista, ciclista, hijo, hermano, primo, tío... y otro montón de cosas más.

Desde que el peque llegó a nuestras vidas, nos iba rondando por la cabeza escribir sobre nuestra experiencia, ya que a nosotros nos ha servido mucho escuchar las experiencias de amigos y familiares para aprender a vivir con un bebé.


En este blog iremos relatando nuestras vivencias y sentimientos acerca del embarazo y el nacimiento del duendecillo, con el fin de grabar todos esos recuerdos y poder contárselo algún día a nuestro pequeñajo.

Por otra parte, como mi profesión es mi pasión, he reservado un espacio en este blog para contar anécdotas que me ocurren en el día a día que comparto con mis niños en el aula. Todos esos niños que han dejado huella en mi corazoncillo de maestra, y que me han permitido participar un poquito de sus vidas.

Pero además, como Superpapi y yo somos unos apasionados del cine, las series y los libros, aprovecharemos también para comentar y analizar distintas producciones desde varios puntos de vista.

Esperamos que nos acompañéis en esta aventura que estrenamos y que la disfrutéis tanto como nosotros.